Fundamentos de Google Adwords

10 de Jul de 2014 | Sin comentarios »

Fundamentos de Adwords

Todo empezó a finales del siglo pasado. Fundado en 1998, el buscador Google pronto se hizo un hueco entre los internautas de la época gracias a su simplicidad y a la velocidad de carga de sus páginas, en una época en que, dada las velocidad de las conexiones de entonces, esto tenía una importancia crucial.

Por aquel entonces, Google tenía como uno de sus principios el ser un buscador libre de publicidad, para que esta no influyera en los resultados de la búsqueda. Sin embargo, todo cambió en el año 2000 con la llegada de Adwords, el sistema de publicidad orientado a palabras clave que no solo cambió la historia de la compañía, convirtiéndose en una mina de oro y en su principal fuente de ingresos (algo que continúa vigente a día de hoy), sino que revolucionó por completo la concepción de la publicidad en internet hasta la fecha.

Cómo funciona Google Adwords

El concepto es, en esencia, tan sencillo como brillante. El buscador de Google, basa su funcionamiento en las palabras clave, esto es, en los términos de búsqueda que el usuario introduce en la caja de búsqueda para encontrar páginas web sobre un tema concreto. Los resultados naturales de la búsqueda, llamados resultados orgánicos se ordenan en función a su relevancia. Y aquí es donde entra en juego el SEO (Search Engine Optimization) una serie de técnicas aplicadas tanto al contenido de la página web en sí como a otras páginas que enlazan a la misma que contribuyen a incrementar la posición de una página concreta en la búsqueda para un término determinado. Esto es, aparece “más arriba” en la página de resultados de la búsqueda de Google. Pero eso es un tema para otro artículo y como tal lo trataremos en profundidad en otro momento.

Así pues, si bien uno puede aparecer en la primera página de resultados para una palabra clave de forma “orgánica”, el sistema de publicidad de Google Adwords permite al anunciante pagar por dichas posiciones, mediante un sistema de subasta perfecta. Esto es lo que se conoce como resultados de pago o Adwords, y se entiende mejor si lo explicamos con un ejemplo.

Las áreas marcadas en la imagen son enlaces de pago (Adwords)

Las áreas marcadas en la imagen son enlaces de pago (Adwords)

Pongamos por caso que Juan y Ramón tienen ambos una agencia de viajes que vende billetes de avión online. Como la mayor parte de sus ventas vienen de gente que encuentra su tienda buscando en Google, tanto Juan como Ramón invierten parte de sus beneficios en campañas de Google Adwords, pagando a Google cada vez que alguien hace clic en uno de los resultados de búsqueda “de pago” que dirigen a su tienda online. Este método de pago se conoce como CPC (Coste por Clic) o, en inglés, PPC (Pay Per Click).

Para ello, Juan y Ramón han definido, dentro de su cuenta de Google Adwords, una serie de palabras clave para las que quieren “pujar”. Esto significa que, cada vez que un usuario realiza una búsqueda que coincida con dichas palabras, Google realiza una subasta, en tiempo real, entre todos los anunciantes que pujan por dicha palabra (Juan y Ramón, en este ejemplo) y determina, aparte de los resultados orgánicos o naturales, cuales serán los resultados de pago colocará en la página de resultados de la búsqueda.

En nuestro ejemplo, tanto Juan como Ramón tienen definida, entre el conjunto de palabras clave por las que desean pujar, el término “billetes avion”:

  • Juan ha definido como puja máxima (CPC máximo) un importe de 0,30 €.
  • Por su parte, Ramón, que tiene un presupuesto mayor, ha definido un CPC máximo de 0,60 €.

Así pues, Google realiza la subasta y decide colocar en primera posición el anuncio de Ramón y, en segunda posición, el de Juan. Sin embargo, y esta es la clave de la llamada “subasta perfecta”, Ramón no pagará 0,60 € si alguien hace clic, sino 0,31 €. O sea, un céntimo más que lo que estuviera dispuesto a pagar el siguiente pujador (Juan):

En este ejemplo, Juan y Ramón son los propietarios de rumbo.es y edreams.es, respectivamente

En este ejemplo, Juan y Ramón son los propietarios de rumbo.es y edreams.es, respectivamente

Evidentemente, en este ejemplo, con tan solo dos competidores, tanto Juan como Ramón mostrarán su anuncio en cada búsqueda, pero en un caso real no estaríamos hablando de tan solo dos personas pujando sino de centenas o, tal vez, miles de ellas, y todas las pujas se recalcularían en base a las del resto de competidores. Así, Juan, que es el segundo mayor pujador, pagaría un céntimo más de lo que estuviera dispuesto a pagar el tercer mayor pujador y así sucesivamente.

En este primer ejemplo básico se dejan fuera muchas consideraciones (de hecho, en realidad es incluso posible aparecer por encima de un competir pagando menos que él por cada clic). No obstante, ya habrá tiempo de explicar más en profundidad el funcionamiento de Adwords. De momento, quedémonos con la idea de que es posible aparecer en primera posición para cualquier búsqueda en Google que deseemos… siempre que estemos dispuestos a pagar el precio.

Desde hace 10 años me dedico al Marketing Online. Me he especializado en el marketing en buscadores (SEM), con especial hincapié en Search, Mobile, Shopping y Display, pero siempre estoy abierto a probar nuevas estrategias fuera de la zona de confort.

Si este artículo te ha llamado la atención y quieres que te ayudemos a poner en marcha esta estrategia, o bien quieres saber más sobre nuestros servicios, ponte en contacto con nosotros y solicita información sin compromiso.